La magia de los opuestos

itten

Nada existe sin su opuesto. La música existe porque hay silencio, la alegría porque es posible la tristeza, el éxito de la posibilidad del fracaso,…. En el sur tenemos sol y fértiles tierras pero no conseguimos ponernos de acuerdo. Allá en el norte donde la tierra es oscura y fría se sostienen unos a otros. Si lo tuviéramos todo, entonces, en algún otro lugar, alguna otra persona, no tendría nada.

En los evangelios está escrito: “La luz y las tinieblas, la vida y la muerte, los de la derecha y los de la izquierda, son hermanos entre sí, siendo imposible separar a unos de otros. Por ello ni los buenos son buenos, ni los malos, malos, ni la vida es vida, ni la muerte, muerte. Cada uno vendrá a disolverse en su propio origen desde el principio. ”

“¡Ay del que llega sediento
a ver el agua correr,
y dice: la sed que siento
no me la calma el beber!
¡Ay de quien bebe y, saciada
la sed, desprecia la vida:
moneda al tahúr prestada,
que sea al azar rendida!
Del iluso que suspira
bajo el orden soberano,
y del que sueña la lira
pitagórica en su mano.
¡Ay del noble peregrino
que se para a meditar,
después de largo camino
en el horror de llegar!…..”
Antonio Machado. Coplas elegíacas

(Imagen: Johannes Itten. Design and form. The basic course at the Bauhaus. 1963. Reinhold Publishing Corporation. N.Y.)