NOCHE DE DICIEMBRE

morning-mist-in-the-mountains-1808.jpg!Large

Tefillah /ruego
Por los que, de tanto creer en la materia y las leyes de la ciencia, dejaron de maravillarse;
para que consigan bajar la guardia y se dejen sorprender por la magia.
Para que descubran que está siempre presente, en el arte, en el cuerpo, en el cielo…. En el fuego

Salmo
«Pa’ Llegar A Tu Lado» . Enrique Bundury.
Autor: Lhasa de Sela.
Albúm Licenciado Cantinas. OCESA ,2011

Himno
¿Cómo podremos comprender la gran excelencia de los ángeles, nosotros que ni siquiera somos capaces de conocer la naturaleza de nuestra alma? Para nosotros en esta cuestión todo es misterio. ¿Qué es esa alma que puede animar una carne mortal, pero que es impotente para limitarse solamente a los pensamientos santos, esa alma que es a la vez tan fuerte y tan débil, tan grande y tan pequeña; esa alma que penetra en las verdades más ocultas, contempla las cosas celestes e inventa innumerables artes, tan maravillosas como útiles para la vida? ¿Qué es, pues, esa alma cuyo conocimiento se extiende a tantas cosas, y que, sin embargo, no sabe cómo ha sido hecha ella misma? (..)
Que mi alma se aparte de estas cosas, trascienda todo lo creado, corra y se eleve, vuele y atraviese el espacio (…) Que el espíritu se aleje de todo lo visible por los ojos, y de todo lo representable por la imaginación, y se eleve puro y simple, y en rápido vuelo, hasta el Creador de los ángeles, de las almas y de todo el universo. (..)
Esta luz que alumbra la tierra, y que está cerrada en el espacio, esta luz que termina con el tiempo y que la noche cubre de tinieblas, esta luz que es común a los hombres, a las bestias y a los más humildes gusanos, ¿qué es más que una verdadera noche en comparación con la luz suprema de Dios?
(San Agustín (Tagaste – Souk Ahras (Argelia), 354 –430) Soliloquios)

Anuncios

Fluir: vientos de otoño

1a6cae57e90dfe6b0cc300ee808707b3Por los que se aferran a las posesiones y acumulan cosas, personas o ideas,
para que aprendan a déjalas escapar
para que entiendan que aquello más preciado volverá, multiplicado,
desde la serenidad del que nada necesita.
Teffilah

NOCHE DE SEPTIEMBRE

catedral_vieja9

Invocación
Salmo 9: 16. Cayeron las gentes en el hoyo que ellos mismos excavaron. Enredaronse sus pies en la red oculta que tendieron

Himno
“Conocerás a los hombres,
víctimas de los males que ellos mismos se imponen,
ciegos a los bienes que les rodean, que no oyen ni ven:
son pocos los que saben librarse de la desgracia.
Tal es el destino que estorba el espíritu de los mortales,
como cuentas infantiles ruedan de un lado a otro,
oprimidos por males innumerables:
porque sin advertirlo los castiga la Discordia,
su natural y triste compañera,
a la que no hay que provocar, sino cederle el paso y huir de ella.
(..)
Pero para ti, ten confianza,
porque de una divina raza están hechos los seres humanos,
y hay también la sagrada naturaleza que les muestra y les descubre todas las cosas.
De todo lo cual, si tomas lo que te pertenece,
observarás mis mandamientos,
que serán tu remedio, y librarán tu alma de tales males.
(..)
Juzga y reflexiona de todas las cosas y de cada una,
alzando alto tu mente, que es la mejor de tus guías.
(..)
Y sabrás, como es justo, que la naturaleza es una y la misma en todas partes,
para que no esperes lo que no hay que esperar,
ni nada quede oculto a tus ojos.”
(Pitágoras- Isla de Samos, Grecia, 572 a.c. – 497 a.c.)

Salmo
canto de la resignación  Miguel Poveda. del álbum Tierra de calma, 2006 DISCMEDI

Tefillah/ ruego
Por los que se aferran a las posesiones y acumulan cosas, personas o ideas, para que aprendan a déjalas escapar..
para que entiendan que volverán de nuevo si de verdad les pertenecen
para que descubran el sublime sabor de lo saciado.

(Imagen: juicio final. Catedral vieja. Salamanca)

Noche de Julio

2018-07-21 11.34.55Salmo. Soy como agua que se derrama y todos mis huesos están dislocados; mi corazón se ha vuelto como cera y se derrite en mi interior (22:15)

Paul Winter. Lullaby From the Great Mother Whale For the Baby Seal Pups. Del Album: Callings, 1980. Earth Music Productions

Tefillah / ruego
Por los que aún no han descubierto el placer del viento sobre el rostro,
del sonido de las olas, del roce de la piel de un bebe recién nacido
Por los que han creído que era posible vivir prescindiendo de la ternura,

para que no se avergüencen de llevar a un niño dentro.

Himno
“Dos cosas excelentes nos seguirán a donde quiera que vayamos: la naturaleza que es común a todos, y la virtud que nos es propia. Así lo quiso, créeme, aquel, sea quien quiera, que dio la fortuna al universo; sea un Dios, señor de todas las cosas, sea una razón incorpórea, arquitecto de estas obras maravillosas, sea un espíritu divino repartido con igual energía en los cuerpos más grandes y en los más pequeños, sea un destino y encadenamiento inmutable de las cosas ligadas entre sí; así, pues, lo repito, lo ha querido, para no dejar caer en arbitrio ajeno otra cosa que lo más despreciable de nuestros bienes. Lo más excelente del hombre está fuera del poder humano; no se le puede dar ni quitar: hablo del mundo, la creación más bella y brillante de la naturaleza; de esta alma hecha para contemplar y admirar el mundo, del que ella a su vez es la parte más magnífica; esta alma que nos pertenece en propiedad y para siempre, que debe durar tanto como duremos nosotros.
Marchemos, pues, contentos, erguidos y con paso firme a donde nos lleve el hado. Recorramos todas las tierras; ni una sola encontraremos en el mundo que sea extraña al hombre.

Desde todas ellas se eleva nuestra mirada a igual distancia hacia el cielo; y el mismo intervalo separa las cosas divinas de las humanas. Mientras no se prive a mis ojos de este espectáculo de que no se sacian, con tal que se me permita contemplar la luna y el sol, sumergir mi vista en los demás astros, interrogar su salida y su ocaso, su distancia y las causas de su marcha, (…) y me mezcle, en cuanto puede mezclarse el hombre, a las cosas del cielo; con tal que mi alma, aspirando a contemplar los mundos que participan de su naturaleza, se mantenga en las regiones sublimes, ¿qué me importa lo que piso?”
(Seneca. (Córdoba, 4 A. C. –65 D). Consolación a Helvia)

 

 

NOCHE DE JUNIO. Alrededor del solsticio

Albrecht_durer_heavenly_body_in_the_night_skyInvocación
La oscuridad no es oscura para ti; la noche es tan clara como el día; la oscuridad y la luz te son lo mismo. (Salmo: 12)

Himno
Cuando comprendes la oscuridad, ella te captura. Ella te sobreviene como la noche con sombras azules e incontables estrellas brillantes. El silencio y la paz te sobrevienen cuando comienzas a comprender la oscuridad. Sólo quien no comprende la oscuridad teme a la noche. Mediante la comprensión de lo oscuro, lo nocturno, lo abismal en ti, te vuelves totalmente simple. Y te dispones a dormir como todos durante milenios, te duermes bajo el regazo de los milenios y tus paredes resuenan con antiguos cánticos de templo. Pues lo simple es lo que fue siempre. El silencio y la noche azul se extienden sobre ti mientras tú sueñas en la tumba de los milenios.

Bienaventurado el que está en la oscuridad, pues el día está encima de él.
Tu visión devendrá más clara solamente cuando mires dentro de tu corazón… Aquel que mira afuera, sueña. Quién mira en su interior, despierta.
(Jung. Libro rojo)

Tefillah
Por los que han creído que es posible ser perfecto,
para que no se avergüencen del fuego ni tampoco de lo oscuro que llevan dentro…
para que encuentren, buscando, el dulce equilibrio de los opuestos.

Salmo
Erik Satie. Gymnopédie nº 3