Escribiendo el curriculum

Bassa_Llibre_hores_Maria_Navarra_foli045_3157

El resultado de la entrevista de trabajo no va a depender solamente de la imagen que yo pueda haber dado, ni de lo que yo crea que el otro haya visto en mí. ….. Tropecé dos veces a la entrada, jugué con un clip hasta romperlo y después, mis brazos se cruzaron sobre el pecho….

En realidad, quizás, quería salir de allí corriendo.

“¿Qué hay que hacer?
Presentar una instancia
y adjuntar el curriculum.
Sea cual fuere el tiempo de una vida
el curriculum debe ser breve.
Se ruega ser conciso y seleccionar los datos,
convertir paisajes en direcciones
y recuerdos confusos en fechas concretas.
De todos los amores basta con el conyugal,
los hijos: sólo los nacidos.
Importa quién te conoce, no a quiénes conozcas.
Viajes, sólo al extranjero.
Militancia en qué, pero no por qué.
Condecoraciones sin mencionar a qué méritos.
Escribe como si jamás hubieras dialogado contigo mismo
y hubieras impuesto entre tú y tú la debida distancia.
Deja en blanco perros, gatos y pájaros,
bagatelas cargadas de recuerdos, amigos y sueños.
Importa el precio, no el valor.
Interesa el título, no el contenido.
El número del calzado, no hacia dónde va
quien se supone que eres.
Adjuntar una fotografía con la oreja visible:
lo que cuenta es su forma, no lo que oye.
¿Qué oye?
El fragor de las trituradoras de papel.”

Wislawa Szymborska

(Imagen: Libro de horas de la reina María de Navarra, 1342. Biblioteca Marciana (Venecia)