Pisar ligero

pompeya

Una noche de verano, Pompeya quedó envuelta en vapores de gases y azufre. Sus habitantes, sus casas, enseres, animales y joyas quedaron sepultados bajo lava y cenizas.

Hay veces que las cosas no salen tal y como las esperábamos.
Personas nuevas, circunstancias imprevistas pueden venir a trastocar totalmente nuestra rutina, nuestra seguridad. Incluso una relación duradera, incluso muchos años de trabajo, pueden verse alterados por factores o situaciones con los que no contábamos. El entorno puede de pronto volverse hostil y difícil.
No entendemos lo que ocurre, no sabemos qué camino tomar

“Ser en la vida romero,
romero sólo que cruza siempre por caminos nuevos.
Ser en la vida romero,
sin más oficio, sin otro nombre y sin pueblo.
Ser en la vida romero, romero…, sólo romero.
Que no hagan callo las cosas ni en el alma ni en el cuerpo,
pasar por todo una vez, una vez sólo y ligero,
ligero, siempre ligero.
Que no se acostumbre el pie a pisar el mismo suelo,
ni el tablado de la farsa, ni la losa de los templos
para que nunca recemos
como el sacristán los rezos,
ni como el cómico viejo
digamos siempre los versos.”
León Felipe. Romero solo.

(Imagen: Crónicas de Núremberg (Liber Chronicarum), 1493. Biblioteca Nacional de Chile)

 

2 comentarios en «Pisar ligero»

Los comentarios están cerrados.