NOCHE DE SEPTIEMBRE

catedral_vieja9

Invocación
Salmo 9: 16. Cayeron las gentes en el hoyo que ellos mismos excavaron. Enredaronse sus pies en la red oculta que tendieron

Himno
“Conocerás a los hombres,
víctimas de los males que ellos mismos se imponen,
ciegos a los bienes que les rodean, que no oyen ni ven:
son pocos los que saben librarse de la desgracia.
Tal es el destino que estorba el espíritu de los mortales,
como cuentas infantiles ruedan de un lado a otro,
oprimidos por males innumerables:
porque sin advertirlo los castiga la Discordia,
su natural y triste compañera,
a la que no hay que provocar, sino cederle el paso y huir de ella.
(..)
Pero para ti, ten confianza,
porque de una divina raza están hechos los seres humanos,
y hay también la sagrada naturaleza que les muestra y les descubre todas las cosas.
De todo lo cual, si tomas lo que te pertenece,
observarás mis mandamientos,
que serán tu remedio, y librarán tu alma de tales males.
(..)
Juzga y reflexiona de todas las cosas y de cada una,
alzando alto tu mente, que es la mejor de tus guías.
(..)
Y sabrás, como es justo, que la naturaleza es una y la misma en todas partes,
para que no esperes lo que no hay que esperar,
ni nada quede oculto a tus ojos.”
(Pitágoras- Isla de Samos, Grecia, 572 a.c. – 497 a.c.)

Salmo
canto de la resignación  Miguel Poveda. del álbum Tierra de calma, 2006 DISCMEDI

Tefillah/ ruego
Por los que se aferran a las posesiones y acumulan cosas, personas o ideas, para que aprendan a déjalas escapar..
para que entiendan que volverán de nuevo si de verdad les pertenecen
para que descubran el sublime sabor de lo saciado.

(Imagen: juicio final. Catedral vieja. Salamanca)