¿Cómo escuchar el verdadero silencio?

rosicrucianmuseum,SanJose,May-2005,124

Aprender a meditar es difícil porque, cuando ya estoy preparada pasan los coches, suena la nevera, se escuchan pasos en el piso de arriba,…

Los antiguos maestros hindúes dicen que el meditador debe adentrarse más allá de los siete ruidos: el de un río, una campana, una vasija de bronce, las ruedas de un carruaje, el croar de las ranas, la lluvia y el sonido de un hombre al hablar en una caverna. Más allá de todos, y habiéndose asentado en la insonora no-palabra, los sonidos, los de dentro y los de fuera, ya no se distinguen. Quedan disueltos igual que las distintas flores se pierden en el sabor único de la miel.

(Imagen: Estatua egipcia. Rosicrucium Museum San José (California) EE.UU)