Luz en sí mismo

luisxiv

No por decir “soy el jefe / el padre / el maestro” tienes autoridad. Muchos piensan que ser una figura de autoridad es suficiente para conseguir el respeto de los demás y el liderazgo sobre un grupo o comunidad. Para estar más seguros, la autoridad puede venir reforzada con signos (cetros, coronas, uniformes,…) o un lenguaje que demuestre que la persona está por encima. El “elegido” tendrá entonces la capacidad de mando es decir de reprimir o de ejercer la violencia legítimamente.

La  autoridad de un maestro le viene de sí mismo, de su experiencia, de su confianza en sí mismo y de su capacidad para, justamente, sentirse uno más, un igual, un hermano. Es la autoridad del que no impone, del que comparte…. y para llegar ahí hay que tener un corazón fuerte y generoso. Pero precisamente por eso mismo,  todos podemos ser «maestros» .

El cielo tiene luz en sí mismo y sin embargo no brilla.
También el sol tiene luz en sí mismo, y con todo brilla.
Las estrellas también tienen luz, aún cuando afluye a ellas.
No hay noche que no tenga luz, pero está oculta.

Maestro Eckart

Imagen: Louis XIV. Hyacinthe Rigaud. 1701. Museo del Louvre